lunes, 26 de septiembre de 2016

“En la boca del lobo” de Elizabeth Cárdenas: Arrojarse desnuda y temblando | Reseña de Victoria Ramírez Llera


En la boca del lobo, ilustración de Elizabeth M Cárdenas (2014)

Por Victoria R. Llera

La desnudez tiene muchos ropajes: la piel al aire, la mirada sorprendida, la palabra que se dice sin pasar por el cedazo de lo correcto. De todas las desnudeces posibles, la poesía es la más descarnada. Es el cuerpo desollado, es el ojo que mira hacia adentro, es la palabra primigenia que no nace en la boca ni en las entrañas, es la lengua sagrada latente en el ADN que se iguala y se entiende para todos.

Escribir poesía es arrojarse fuera de sí mismo y quedar expuesto a la otredad, en medio del todo y con los mecanismos de defensa desactivados, muertos y vulnerables a la menor provocación. Así lo sabe Elizabeth Cárdenas, la poeta que nos convoca en torno a su libro “En la boca del lobo”.

Alegórica, sencilla, cadenciosa, lúdica, sugerente o melancólica; Elizabeth Cárdenas pasa por estos y otros matices en la reconstrucción del cuento de la pequeña desobediente, que elige su propio camino a pesar de saber que el terror podía sorprenderla. “Habíamos pensado en irnos lejos, / recorrer la senda desértica, / volar hacia un lugar reservado / como un éxodo natural”. Nuestra poeta, de hecho, se lanza a las fauces de ese lobo hambriento, de esa fiera con los colmillos afilados a sabiendas de que puede triturarle la carne, mas se arriesga porque sabe que la sangre renueva la tierra que mancha y hace nacer vida aun en la mayor aridez.

En los versos que componen este poemario, la autora propone imágenes que rescatan desde lo inquietante de lo cotidiano, como un teléfono que suena o el colorido de una feria libre, hasta la belleza inusitada de un desierto que florece o el cuerpo de “una mujer en blanco /con la cual hacer origamis”. Mención especial requieren las ilustraciones de Karen Peñaloza, quien se sumerge en la tradición cuentista y dialoga con ella desde hoy hasta lograr las representaciones que necesita esta nueva propuesta; todo esto enmarcado por la delicada confección de un libro cartonero hecho a mano.

Las páginas de este poemario invitan el lector a adentrarse en la espesura de los significados, en los entramados donde la emocionalidad se desprende de vivencias que nos pueden rozar a todos, pero que sólo desde la intuición de una mujer atravesada por el rayo de la palabra poética pueden escaparse de una muerte vulgar. “Fue algo que quisiste entender / pero que no existe / Y anhelas que suceda otra vez / En cambio de esta madera ardiendo, / un montón de hojas secas /escaleras que cruzan los muros / ventanas que abren los techos”. Porque el mundo duele, el amor duele, el miedo duele y el dolor se dice, se escribe y se pasa y la poesía sigue ahí, desnuda y como temblando.


Victoria R. Llera. 
Escritora por vocación, periodista de profesión. Autora de “Juntas y Revueltas” con Liz Gallegos, fundadora del grupo literario Sociedad Folla(G) e incesante lectora. 










Nota de La Joyita: "En la boca del lobo" de Elizabeth Cárdenas, primera edición de Editorial Calafate Cartonera e ilustraciones de Karen Peñaloza, publicado en 2013. Segunda edición de La Joyita Cartonera e ilustraciones de Elizabeth Cárdenas, publicado en 2014.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Contar nuestra historia con los otros | crónica

Las estadísticas me dicen que en general en las redes sociales, se replican las publicaciones pero no hay una lectura real o una revisión a conciencia de estas publicaciones, de los videos o las entradas en el blog. Hay un fenómeno que ocurre actualmente en la inmediatez de la información en frases de 120 caracteres, pero no hay una profundización. 
Jo, E M con Mariana Muñoz en su visita al atelier de La Joyita



Los proyectos son dinámicos
Esto es algo que he aprendido trabajando por un poco más de dos años en La Joyita. Sobretodo porque las personas cambian, cambian los intereses, cambia la vida. Estar atentas al cambio propio y grupal ha hecho que pueda yo disfrutar mucho más mi trabajo, y además podamos avanzar sin que sea un ejercicio dramático.

La historia es estática pero nosotras no
Esto lo he ido percibiendo durante el último año, en que nos han entrevistado personas de distintos contextos y por diversas investigaciones. Un día me di cuenta que a pesar de que tenemos una historia común, yo siempre repetía la misma historia, cuando en realidad mi percepción de mi historia y nuestra historia había variado. Así que más conciente fui incorporando en la narración palabras y hechos aún más significativos que nos ha ido puliendo como diamante.

Las palabras son importantes
Es importante lo que una se dice a sí misma de sí. Es importante lo que decimos a los otros de nosotras. Y hay pocas oportunidades de que alguien te escuche realmente. Con esto de las redes sociales, pensaba yo, hay mucha gente que está diciendo y haciendo cosas que me interesan. Hemos compartido constantemente este tipo de información. Las estadísticas me dicen que en general en las redes sociales, se replican las publicaciones pero no hay una lectura real o una revisión a conciencia de estas publicaciones, de los videos o las entradas en el blog. Hay un fenómeno que ocurre actualmente en la inmediatez de la información en frases de 120 caracteres, pero no hay una profundización. No quiero generalizar, pero es muy común, estoy notando eso.

La gente es importante
Creo que a pesar de que los proyectos tienen vida propia, a mí me interesa saber quienes son los motores de los proyectos. Es mayormente por la necesidad de vincularme, de conectarme con esas personas. Me puedo hacer parte de un proyecto, participar, hacerme actora de él, pero el vínculo es lo que caracteriza lo humano. Por eso tiene sentido para mí esto de las entrevistas en "Esto es sin maquillaje", para las cuales Joanna y yo preparamos unas preguntas que parecen muy fuera de contexto, pero tratan temáticas que queremos oir de estas personas. Es como hacer doble click en una imagen y encontrarse con el mega mundo fantástico y profundo.

La historia que una se cuenta es importante
El ejercicio de narrar tiene una fuerza tremenda, y así como en el sicoanálisis, cuando cuento es cuando me doy cuenta. Por eso este último año hemos conversado con diversas personas que han querido saber más de nosotras. Nos han grabado, nos han publicado en algunos diarios, nos han mencionado, y hemos buscado autores que nos interesan quienes también quieren saber nuestra historia. Esta semana nos visitó Mariana Muñoz, quien es del área del diseño y comenzó a trabajar en una investigación sobre la piratería editorial. En ese camino se encontró con las editoriales cartoneras, y decidió entrar ahí. Allí descubrió que las editoriales cartoneras no hacen piratería y que están generando nuevos contenidos, siguiendo una línea independiente y creativa, que está publicando a diversos autores ya sea noveles o consagrados. Y no digo con ésto, que todas busquen ésto, pero si nos referimos a los lineamientos de las primeras editoriales cartoneras, hay una búsqueda de salir de la hegemonía de la "industria editorial" que está poseída por intereses que no tienen que ver con cultura (muchas veces).

A veces escucho historias que quiero olvidar
Por curiosidad he querido acercarme a muchas personas, o dejo pasar a nuestro círculo cercano a personas que están en la "misma onda". Me ha tocado oir declaraciones acerca del mundo editorial que a veces me hacen sentir terriblemente idealista, o bien me  podría esa misma gente considerar una Loser (perdedora) por no corresponder a sus ideales en el asunto. La verdad es que hemos dicho (nosotras, Las Joyita) que buscamos desarrollar proyectos con gente que nos interesa; que afortunadamente tenemos trabajos remunerados que nos han permitido ir armando nuestro taller, y explorando nuevas técnicas; que queremos hacer un buen trabajo y que las publicaciones no salgan desprolijas; que queremos optimizar nuestro tiempo para -de paso- ser felices con el asunto. He pasado temporadas de mucho y sufrido trabajo. Este 2016 lo he pasado bien. Esta última semana me convenzo de trabajar un año más y sigo descubriendo gente como nosotras en el trayecto. FIN



Elizabeth M Cárdenas

jueves, 8 de septiembre de 2016

Esto es sin maquillaje | Cuestionario Cartonero



Esta es la época del año donde se celebran en Chile lo que llaman las "fiestas patrias", que es la conmemoración de la Primera Junta Nacional de Gobierno. La gente en este país suele celebrar la primavera haciendo asados (barbacue) compartiendo con amigos, van a pasear fuera de la ciudad en el feriado largo, entre innumerables actividades e ideas, sin mencionar la parte en que el exceso de alcohol está involucrado en accidentes y fallecidos. Y no es que Chile sea un país patriótico, ni preocupado de su memoria, sino que después de mucho tiempo se ha vuelto una oportunidad de mini vacaciones.

He pensado en el tema de La Memoria en cuanto la ciudad crece, se expande y las condiciones de vivienda han ido variando para ser más reducidas; hay una pequeña parte de la sociedad que aún tiene acceso a viviendas de espectaculares condiciones, pero eso es exclusivo. Este crecimiento significa además gentrificación. El barrio cambia y nosotros cambiamos. La típica pregunta que me asalta es cuando he circulado incontables veces por un lugar y repentinamente aparece el cambio: ¿Qué había antes aquí? ...a veces no lo recuerdo.

En este pensamiento, surge esto del cuestionario-cartonero. Quienes son los que están impulsando los proyectos en torno al movimiento cartonero. Y no me refiero solo a los proyectos de publicaciones terminadas y lanzamientos; sino me refiero a sus preguntas que se están haciendo en el momento de la creación misma. ¿Qué están pensando? ¿En quien están pensando? ¿Hacia donde se dirigen? ¿Qué buscan? etcétera.

Quizás es una idea muy ambiciosa, pero quizás con el tiempo lo iremos perfeccionando. Por el momento, iniciamos las entrevistas con nosotras mismas. Luego vienen los amigos que aceptan la invitación <3 Queremos que quede una memoria, un registro de lo que es nuestra libertad en movimiento.